43 Cuando Jeremías terminó de comunicarle al pueblo todo lo que el Señor su Dios le había encomendado decirles, Azarías hijo de Osaías, Johanán hijo de Carea, y todos los arrogantes le respondieron a Jeremías: «¡Lo que dices es una mentira! El Señor nuestro Dios no te mandó a decirnos que no vayamos a vivir a Egipto. Es Baruc hijo de Nerías el que te incita contra nosotros, para entregarnos en poder de los babilonios, para que nos maten o nos lleven cautivos a Babilonia.»
Así que ni Johanán hijo de Carea, ni los jefes militares, ni nadie del pueblo, obedecieron el mandato del Señor, de quedarse a vivir en el país de Judá. Por el contrario, Johanán hijo de Carea y todos los jefes militares se llevaron a la gente que aún quedaba en Judá, es decir, a los que habían vuelto para vivir en Judá luego de haber sido dispersados por todas las naciones: los hombres, las mujeres y los niños, las hijas del rey, y toda la gente que Nabuzaradán, comandante de la guardia, había confiado a Guedalías hijo de Ajicán, nieto de Safán, y también a Jeremías el profeta y a Baruc hijo de Nerías; y contrariando el mandato del Señor se dirigieron al país de Egipto, llegando hasta la ciudad de Tafnes.
En Tafnes, la palabra del Señor vino a Jeremías: «Toma en tus manos unas piedras grandes y, a la vista de los judíos, entiérralas con argamasa en el pavimento, frente a la entrada del palacio del faraón en Tafnes. 10 Luego comunícales que así dice el Señor Todopoderoso, el Dios de Israel: “Voy a mandar a buscar a mi siervo Nabucodonosor, rey de Babilonia; voy a colocar su trono sobre estas piedras que he enterrado, y él armará sobre ellas su toldo real. 11 Vendrá al país de Egipto y lo atacará: el que esté destinado a la muerte, morirá; el que esté destinado al exilio, será exiliado; el que esté destinado a la guerra, a la guerra irá. 12 Prenderáñ fuego a los templos de los dioses de Egipto; los quemará y los llevará cautivos. Sacudirá a Egipto, como un pastor que se sacude los piojos de la ropa, y luego se irá de allí sin inmutarse. 13 Destruirá los obeliscos de Bet Semes,o y prenderá fuego a los templos de los dioses de Egipto.” »
Desastre causado por la idolatría
44 La palabra del Señor vino a Jeremías para todos los judíos que habitaban en Egipto, es decir, para los que vivían en las ciudades de Migdol, Tafnes y Menfis,p y en la región del sur: «Así dice el Señor Todopoderoso, el Dios de Israel: “Ustedes han visto todas las calamidades que yo provoqué sobre Jerusalén y sobre todas las ciudades de Judá. Hoy yacen en ruinas, sin morador alguno, a causa de las maldades que cometieron. Ellos provocaron mi enojo al adorar y ofrecer incienso a otros dioses, que ni ellos ni sus antepasados conocieron. Una y otra vez les envié a mis siervos los profetas, para que les advirtieran que no incurrieran en estas cosas tan abominables que yo detesto. Pero ellos no escucharon ni prestaron atención; no se arrepintieron de sus maldades, sino que siguieron ofreciendo incienso a otros dioses. Por eso se derramó mi ira contra las ciudades de Judá; por eso se encendió mi furor contra las calles de Jerusalén, las cuales se convirtieron en desolación hasta el día de hoy.”
»Y ahora, así dice el Señor, el Dios Todopoderoso, el Dios de Israel: “¿Por qué se provocan ustedes mismos un mal tan grande? ¿Por qué provocan la muerte de la gente de Judá, de hombres, mujeres, niños y recién nacidos, hasta acabar con todos? Me agravian con las obras de sus manos, al ofrecer incienso a otros dioses en el país de Egipto, donde han ido a vivir. Lo único que están logrando es ganarse su propia destrucción, y convertirse en maldición y oprobio entre todas las naciones de la tierra. ¿Acaso ya se han olvidado de todas las maldades que cometieron sus antepasados, de las que cometieron los reyes de Judá y sus esposas, y de las que ustedes y sus esposas cometieron en Judá y en las calles de Jerusalén? 10 Sin embargo, hasta el día de hoy no se han humillado ni han sentido temor; no se han comportado según mi ley y mis preceptos, que les di a ustedes y a sus antepasados.”
11 »Por eso, así dice el Señor Todopoderoso, el Dios de Israel: “He decidido ponerme en contra de ustedes, para su mal, y destruir a todo Judá. 12 Tomaré al resto de Judá, que se empecinó en ir a vivir a Egipto, y todos perecerán allí; caerán a filo de espada, o el hambre los exterminará. Desde el más pequeño hasta el más grande, morirán de hambre o a filo de espada. Se convertirán en objeto de maldición, de horror, de imprecación y de oprobio. 13 Con hambre, peste y espada castigaré a los que habitan en Egipto, como castigué a Jerusalén. 14 No escapará ninguno del resto de Judá que se fue a vivir a Egipto, ni sobrevivirá para volver a Judá. Aunque deseen y añoren volver a vivir en Judá, no podrán regresar, salvo algunos fugitivos.” »
15 Entonces los hombres que sabían que sus esposas ofrecían incienso a otros dioses, así como las mujeres que estaban presentes, es decir, un grupo numeroso, y todo el pueblo que vivía en la región sur de Egipto, respondieron a Jeremías:
16 —No le haremos caso al mensaje que nos diste en el nombre del Señor. 17 Al contrario, seguiremos haciendo lo que ya hemos dicho: Ofreceremos incienso y libaciones a la Reina del Cielo,q como lo hemos hecho nosotros, y como antes lo hicieron nuestros antepasados, nuestros reyes y nuestros funcionarios, en las ciudades de Judá y en las calles de Jerusalén. En aquel tiempo teníamos comida en abundancia, nos iba muy bien y no sufríamos ninguna calamidad. 18 Pero desde que dejamos de ofrecer incienso y libaciones a la Reina del Cielo nos ha faltado todo, y el hambre y la espada están acabando con nosotros.
19 Y las mujeres añadieron:
—Cuando nosotras ofrecíamos incienso y libaciones a la Reina del Cielo, ¿acaso no sabían nuestros maridos que hacíamos tortas con su imagen, y que les ofrecíamos libaciones?
20 Entonces Jeremías le respondió a todo el pueblo, es decir, a los hombres y mujeres que le habían contestado:
21 —¿Piensan ustedes que el Señor no se acuerda, o no se daba cuenta de que ustedes y sus antepasados, sus reyes y sus funcionarios, y todo el pueblo, ofrecían incienso en las ciudades de Judá y en las calles de Jerusalén? 22 Cuando el Señor ya no pudo soportar más las malas acciones y las cosas abominables que ustedes hacían, su país se convirtió en objeto de maldición, en un lugar desértico, desolado y sin habitantes, tal como está hoy. 23 Ustedes ofrecieron incienso y pecaron contra el Señor, y no obedecieron su voz ni cumplieron con su ley, sus preceptos y estipulaciones. Por eso en este día les ha sobrevenido esta desgracia.
24 Jeremías le dijo a todo el pueblo, incluyendo a las mujeres:
—Escuchen la palabra del Señor todos ustedes, gente de Judá que vive en Egipto: 25 Así dice el Señor Todopoderoso, el Dios de Israel: “Cuando ustedes y sus mujeres dicen: ‘Ciertamente cumpliremos nuestros votos de ofrecer incienso y libaciones a la Reina del Cielo’, demuestran con sus acciones que cumplen lo que prometen. ¡Está bien, vayan y cumplan sus promesas, lleven a cabo sus votos! 26 Pero escuchen la palabra del Señor todos ustedes, gente de Judá que vive en Egipto: ‘Juro por mi nombre soberano —dice el Señor— que ninguno de los de Judá que vive en Egipto volverá a invocar mi nombre, ni a jurar diciendo: ¡Por la vida del Señor omnipotente! 27 Porque yo los estoy vigilando, para mal y no para bien. El hambre y la espada acabarán con todos los judíos que viven en Egipto. 28 Tan sólo unos pocos lograrán escapar de la espada y regresar a Judá. Entonces todo el resto de Judá que se fue a vivir a Egipto sabrá si se cumple mi palabra o la de ellos.’
29 » ”Ésta será la señal de que voy a castigarlos en este lugar, para que sepan que mis amenazas contra ustedes se habrán de cumplir —afirma el Señor—. 30 Así dice el Señor: ‘Voy a entregar al faraón Hofra, rey de Egipto, en poder de los enemigos que atentan contra su vida, tal como entregué a Sedequías, rey de Judá, en poder de su enemigo Nabucodonosor, rey de Babilonia, que atentaba contra su vida.’ ” »
Mensaje para Baruc
45 Ésta es la palabra que el profeta Jeremías le comunicó a Baruc hijo de Nerías, en el año cuarto del gobierno de Joacim hijo de Josías, cuando Baruc escribía en un rollo estas palabras que Jeremías le dictaba: «Así dice el Señor, Dios de Israel, acerca de ti, Baruc: “Tú dijiste: ‘¡Ay de mí! ¡El Señor añade angustia a mi dolor! Estoy agotado de tanto gemir, y no encuentro descanso.’
» ”Pues le dirás que así dice el Señor: ‘Voy a destruir lo que he construido, y a arrancar lo que he plantado; es decir, arrasaré con toda esta tierra. ¿Buscas grandes cosas para ti? No las pidas, porque voy a provocar una desgracia sobre toda la gente, pero a ti te concederé la posibilidad de conservar la vida dondequiera que vayas —afirma el Señor—. Ése será tu botín.’ ” »
Mensaje para Egipto
46 La palabra del Señor acerca de las naciones vino a Jeremías el profeta.
En cuanto a Egipto, éste es el mensaje contra el ejército del faraón Necao, rey de Egipto, que en el año cuarto del gobierno de Joacim hijo de Josías, rey de Judá, fue derrotado en Carquemis, junto al río Éufrates, por Nabucodonosor, rey de Babilonia:
«¡Preparen el escudo y el broquel,
y avancen al combate!
¡Ensillen los caballos,
monten los corceles!
¡Alístense, pónganse los cascos!
¡Afilen las lanzas, vístanse las corazas!
Pero ¿qué es lo que veo?
Sus guerreros están derrotados;
aterrados retroceden.
Sin mirar atrás, huyen despavoridos.
¡Cunde el terror por todas partes!
—afirma el Señor—.
El más veloz no puede huir
ni el más fuerte, escapar.
En el norte, a orillas del río Éufrates
trastabillan y caen.
»¿Quién es ése que sube como el Nilo,
como ríos de aguas agitadas?
Es Egipto, que trepa como el Nilo,
como ríos de aguas agitadas.
Dice Egipto: “Subiré y cubriré toda la tierra;
destruiré las ciudades y sus habitantes.”
¡Ataquen, corceles!
¡Carros, avancen con furia!
¡Que marchen los guerreros!
¡Que tomen sus escudos
los soldados de Cus y de Fut!
¡Que tensen el arco
los soldados de Lidia!
10 »Aquel día pertenece
al Señor, al Señor Todopoderoso.
Será un día de venganza;
se vengará de sus enemigos.
La espada devorará hasta saciarse;
con sangre apagará su sed.
En la tierra del norte,
a orillas del río Éufrates,
el Señor, el Señor Todopoderoso,
realizará una matanza.r
11 »¡Virginal hija de Egipto,
ve a Galaad y consigue bálsamo!
En vano multiplicas los remedios;
ya no sanarás.
12 Las naciones ya saben de tu humillación;
tus gritos llenan la tierra.
Un guerrero tropieza contra otro,
y juntos caen por tierra.»
13 Ésta es la palabra del Señor, que vino a Jeremías el profeta cuando Nabucodonosor, rey de Babilonia, vino para atacar el país de Egipto:
14 «Anuncien esto en Egipto,
proclámenlo en Migdol, Menfiss y Tafnes:
“¡A sus puestos! ¡Manténganse alerta!
¡La espada devora a su alrededor!”
15 ¿Por qué yacen postrados tus guerreros?
¡No pueden mantenerse en pie,
porque el Señor los ha derribado!
16 Tropiezan una y otra vez,
se caen uno sobre otro.
Se dicen: “¡Levántate,
volvamos a nuestra gente,
a la tierra donde nacimos,
lejos de la espada del opresor!”
17 Allí gritan: “¡El faraón es puro ruido!
¡el rey de Egipto ya perdió su oportunidad!”
18 »¡Vivo yo! —declara el Rey,
cuyo nombre es el Señor Todopoderoso—:
Como el Tabor, que sobresale de entre los montes,
y como el Carmelo, que se erige sobre el mar,
así será el enemigo que viene.
19 Tú, que habitas en Egipto,
prepara tu equipaje para el exilio,
porque Menfis se convertirá en desolación,
en una ruina deshabitada.
20 »Novilla hermosa es Egipto,
pero viene contra ella un tábano del norte.
21 Los mercenarios en sus filas
son como novillos cebados;
también ellos se vuelven atrás;
todos juntos huyen sin detenerse,
porque ha llegado el día de su ruina,
el momento de su castigo.
22 Egipto huye silbando como serpiente,
pues el enemigo avanza con fuerza.
Se acercan contra ella con hachas,
como si fueran leñadores;
23 por impenetrables que sean sus bosques,
los talan por completo
—afirma el Señor—.
Más numerosos que langostas,
son los leñadores;
nadie los puede contar.
24 Egipto la hermosa será avergonzada
y entregada a la gente del norte.»
25 El Señor Todopoderoso, el Dios de Israel, dice: «Voy a castigar a Amón, dios de Tebas,t a Egipto, a sus dioses y reyes, al faraón y a los que en él confían. 26 Los entregaré al poder de quienes atentan contra su vida, al poder de Nabucodonosor, rey de Babilonia, y de sus siervos. Luego Egipto será habitada como en los días de antaño —afirma el Señor—.
27 »Pero tú, Jacob siervo mío, no temas;
no te asustes, Israel.
Porque te salvaré de un lugar remoto;
y a tu descendencia, del destierro.
Jacob volverá a vivir en paz;
estará seguro y tranquilo.
28 Tú, Jacob, siervo mío, no temas,
porque yo estoy contigo —afirma el Señor—.
»Aunque aniquile a todas las naciones
por las que te he dispersado,
a ti no te aniquilaré.
Te corregiré con justicia,
pero no te dejaré sin castigo.»

ñ 43:12 Prenderá (LXX, Siríaca y Vulgata); Prenderé (TM).
o 43:13 En hebreo, Bet Semes significa casa del sol; posible alusión al templo del sol o a la ciudad de Heliópolis.
p 44:1 Menfis. Lit. Nof.
q 44:17 Reina del Cielo. Nombre de una diosa.
r 46:10 realizará una matanza. Lit. tiene un sacrificio.
s 46:14 Menfis. Lit. Nof; también en v. 19.
t 46:25 Amón, dios de Tebas. Lit. Amón de No.

International Bible Society. (1979). Nueva Versión Internacional. (Jr 43.1-46.28). East Brunswick, NJ, USA: Sociedad Bı́blica Internacional. 

 
Comentarios

  • Nombre:
  • Correo:
  • Comentario:
  •  
Sabemos que es responsabilidad de todos conocer y mantenernos en la Palabra de Dios

(2 Timoteo 2:15-16). Pero sabemos que no es una tarea fácil así que bienvenido :) Entre todos nos animaremos a leer la Biblia a lo largo del año!



Hemos dispuesto un foro de preguntas y respuestas que ponemos a tu disposición aqui.
¡Bienvenido!


Jorge A. Salazar (Ene 1, 2015 - 0:01 am)

Hola pastor. Es increíble como se puede ver desde el inicio de la historia de la humanidad el plan de Dios para la redención del hombre por medio de un sustituto ya que se sacrificaron animales para cubrir la desnudez de Adán y Eva (desnudez de la que se dieron cuenta cuando pecaron). Génesis 3:15 Bendiciones y esforcémonos por leer la Biblia en un año...

Alberto (Jan 2, 2015 - 4:43 pm)

Así es Alberto, y un ejemplo muy claro de cómo desde el principio queremos arreglar las cosas a nuestro modo, sin tomar en cuenta a Dios; en el caso de Adán y Eva intentaron cubrir su desnudez con hojas de higuera, ¡pero el plan de Dios siempre es mejor! Un recordatorio de no intentar ocultar nuestro pecado y hacer las cosas a nuestro modo, sino al de Dios.

Bendiciones,



Pastor Jorge A. Salazar (Jan 2, 2015 - 9:19 pm)

En varios pasajes de la Biblia se nos enseña que nadie a visto a Dios (por ejemplo éxodo 33:19-23) pero en Colosenses 1:15 nos dice que Cristo es la imagen del Dios invisible y en Juan 14:9 quien a visto a Jesus a visto al Padre. Entonces los 3 varones que visitaron a Abraham que nos dice génesis 18 eran Jesus y dos ángeles? Porque génesis 18:2 dice que Abraham vio a 3 hombres y en 18:22 dice que dos de los visitantes partieron de allí y se encaminaron a Sodoma pero Abraham se quedo de pie frente al Señor (ahí sucedio la intercesión de Abraham por Sodoma y Gomorra) luego más adelante en el 19:1 vemos que los que llegaron a Sodoma eran dos ángeles.

Alberto (Jan 7, 2015 - 10:30 pm)

Hola Alberto. Algunos eruditos comparten tu opinión. De hecho cuando el Antiguo Testamento habla de que el Angel del Señor se apareció a alguien, varios estudiosos serios de la Palabra coinciden en que puede ser una referencia a Jesús, es decir, una Cristofanía (viene de Teofanía).


La Paz de Cristo (Jan 8, 2015 - 12:04 pm)

Es impresionante la manera que podemos ver como es Dios el que brilla en la vida de José; faraón reconoció que la sabiduría y la competencia de José provenían de Dios.(41:39) Por lo que lo nombro el segundo hombre más poderoso y gobernador de todo Egipto. Aprendo que debemos dejar que Dios brille en mi vida para lograr el propósito de Él, llevándome de su mano de victoria en victoria. Gracias Pastor por abrir este espacio de lectura diaria cronológica. Bendiciones

Edgar (Jan 13, 2015 - 8:13 pm)

Es increíble como pueden pasar tantos años sin realmente entender la Soberanía de Dios contenida en el libro de Job. Siempre tenia cierto pensamiento de que se me hacia injusto lo que le había pasado "al pobre de Job" pero hoy entendí que Dios tenia todo el derecho de abandonarlo y aun así seguir siendo un Dios bueno y misericordioso pero soberanamente Dios decidió quebrantarlo y revelarse personalmente a la vida de Job. Bendiciones!

Alberto (Jan 20, 2015 - 1:42 pm)

Pastor una pregunta: ¿Qué era el Urim y Tumim?

Alberto (Feb 9, 2015 - 9:04 pm)

El Urim ("luces") y el Tumim ("perfecciones") eran gemas que se llevaban en el efod / las ropas sacerdotales. Las usaba el sumo sacerdote para determinar la voluntad de Dios en alguna situación. Algunos sugieren que Dios haría que el Urim y el Tumim cambiarían de color o se iluminarían de alguna forma para revelar la decisión de Dios. Otros dicen que estaban en una bolsa y que tenían símbolos de Si / No y Falso / Verdadero.

No es muy claro en donde estaban el Urim y el Tumim en el efod del sumo sacerdote. Nadie sabe la naturaleza precisa del Urim y el Tumim ni exactamente cómo se usaban. La Biblia simplemente no nos da suficiente información. Las referencias hacia estas piedras son raras en la Biblia. Se mencionan por primera vez en la descripción del pectoral del juicio (Éxodo 28:30; Levítico 8:8). Cuando Josué se quedó como líder de Israel después de Moisés, él habría de recibir las respuestas de Dios por medio del Urim mediante el sumo sacerdote Eleazar (Números 27:21). Más adelante se mencionan el Urim y el Tumim en la bendición de Moisés sobre Leví en su lecho de muerte (Deuteronomio 33:8). Es probable que estos otros pasajes hablen también del Urim y el Tumim: Josué 7:14-18; 1 Samuel 14:37-45; y 2 Samuel 21:1. Espero que sea de bendición,

La Paz de Cristo (Feb 10, 2015 - 11:44 am)

Estoy viendo como Dios demandaba santidad total a Israel en el libro de Levítico y pensando en cada detalle puedo ver que era algo imposible de hacer solo nuestro Señor Jesucristo pudo cumplir con todo esto, solo el Cordero el Dios. También veo sangre por todos lados, sangre en el tabernáculo, sangre en las orejas, en las manos, en los pies, en las vestiduras, en los patios, en el altar, en el lugar santísimo, sangre por todos lados, era sombra de lo que vendría, del derramamiento de sangre de nuestro amadisimo Señor Jesus. Perdón que no escribí ninguna pregunta pero quería compartir esta emoción.

Alberto (Feb 14, 2015 - 3:02 pm)

Pastor he visto comentarios que indican que la roca que les daba agua en el desierto a Israel era también el Ángel de Jehova. Será esto cierto?

Alberto (Feb 23, 2015 - 10:03 pm)

Este episodio con la roca es muy interesante Alberto porque las quejas de falta de agua fueron muy comunes después del mar rojo hacia el Sinaí en Ex. 15:22–27; 17:1–7, y ahora vuelven a lo mismo. En los dos casos Moisés golpeó la roca con su vara, pero aunque en Ex. 17:6 esa fue la instrucción, en Números se le dijo que hablara a la roca (Num. 20:8). No obedecer las instrucciones de Dios le ganaron el perder el privilegio de dirigir al pueblo a la tierra prometida (v. 12).

Como parece un error sin importancia hay quienes han sugerido que fue el enojo de Moisés lo que Dios estaba castigando (ver el v. 10) pero el v. 12 parece dejar en claro que fue el descuido en obedecer las instrucciones de Dios el meollo del asunto: "Por no haber confiado en mí, ni haber reconocido mi santidad en presencia de los israelitas". Como eran los mediadores de la Ley de Dios a Israel, Moisés y Aarón debían ser ejemplo de obediencia. Al no haber obedecido perdieron el derecho de entrar en la tierra de Canaán.

Con respecto a tu pregunta algunos han sugerido que como Dios le dijo a Moisés en Ex. 17:6 "He aquí que yo estaré delante de ti allí sobre la peña" que Moisés debió saber que Dios estaba presente en la roca; por lo tanto al hablarle Moisés a la roca (Num. 20:8) estaría hablándole a Dios, y por eso cuando Moisés golpeó la roca con su vara dos veces (v. 11), fue una seria manifestación de ira en contra de Dios y no es de sorprenderse que Dios castigara a Moisés severamente. En el tiempo de Pablo algunos rabinos sostenían que la roca había seguido a los israelitas por el desierto a lo largo de su peregrinar, pero Pablo dice que en realidad la roca espiritualmente es Cristo, no una roca que los siguiera físicamente, sino que Cristo espiritualmente estuvo presente con ellos supliendo su necesidad de agua y juzgando a quienes lo tentaron (1 Cor. 10:9). "Roca" es un nombre común para Dios en el AT (ej., Deut. 32:4, 15, 18, 30–31), y esto probablemente facilitó la identificación que Pablo hace con la roca en 1 Cor. 10:3–4.

Otros piensan que el énfasis aquí está en la diferencia entre lo que Dios ordenó y lo que Moisés hizo; generalmente Moisés hacía lo que Dios le ordenaba pero no aquí. Es el mismo descuido de los hijos de Aarón lo que los llevó a su trágica muerte en Lev. 10:1–3. Las frases de Num. 20:12 hacen eco de la historia de los espías, cuando Dios se queja, "¿Hasta cuando no me creerán?" (14:11). La incredulidad de la gente los llevó a perderse la tierra prometida; igual que la incredulidad de Moisés y Aarón.

Espero que te sea de bendición,


La Paz de Cristo (Feb 24, 2015 - 5:07 pm)

Buenas tardes Pastor. Las leyes para los sacrificios Dios se las dio a Moises para cuando ya entraran en la tierra prometida? porque si ellos llevaban animales no se me hace lógico tanta queja por falta de alimento (principalmente cuando se quejaron por falta de carne).

Alberto (Feb 26, 2015 - 2:49 pm)

Hola Beto, los sacrificios tuvieron lugar antes y después de entrar a la tierra prometida. Si mal no recuerdo en Levítico 8 y 9 tenemos un claro ejemplo de esto.

En Éxodo leemos que cuando Faraón finalmente dejó ir al pueblo de Israel les permitió tomar todo lo que tenían incluyendo sus rebaños y manadas de animales y a pesar de esto vemos que se quejaban de no tener suficiente comida y Dios trata con ellos con una impresionante gracia proveyendo maná (Éxodo 16:1–5). ¿Por qué entonces se quejaban de que se morían de hambre cuando tenían animales y rebaños?

El hecho es que la Biblia no nos explica por que no podían o no querían comerse sus propios animales. Reitero que la Biblia no explica esta razón, sin embargo hay quienes piensan que se pudo deber a varias cosas.

- Que al vivir 400 años en Egipto hayan adoptado los sistemas de adoración de los egipcios. Como ejemplo tenemos el becerro de oro que hacen y adoran mientras Moisés está recibiendo la Ley (Éxodo 32:1–4). Es posible que no quisieran comerse los animales que adoraban.

- Otra opción es que sus animales fueran su fuente de ingresos y pensaran que si comenzaban a comerse sus animales, cuando llegaran a la tierra prometida no tendrían nada con qué ganarse la vida.

- Una tercera posibilidad es que estuvieran cansados de comer siempre lo mismo y solo quisieran variedad en su dieta.

Sea cual sea la razón el punto es que no era carne lo que los Israelitas no tenían sino fe. Querían regresar a Egipto donde los "alimentaban" (Números 11:4–6). Y a pesar de haber sido esclavos en Egipto no tenían qué preocuparse de dónde vendría el próximo alimento. Ahora tendrían que confiar en Dios completamente.

La lección que aprendemos es que Dios siempre es fiel y provee para nuestras necesidades, no importa lo que sea, aunque no siempre sea lo que queremos o lo que creemos que necesitamos, sino que Dios conoce nuestra necesidad y nos sostendrá. Un ejemplo es que la ropa y el calzado de los israelitas no se gastó durante sus 40 años en el desierto porque Dios estuvo al pendiente (Deut. 8:4; Nehemías 9:21). El maná era fresco cada día y el agua salía de la roca. De la misma manera Dios ha prometido suplir todas nuestras necesidades de acuerdo a sus riquezas en Cristo (Filipenses 4:19). Por ello no debemos preocuparnos por lo que comeremos o vestiremos porque Él ya tiene conocimiento de nuestras necesidades antes de que le pidamos. En cambio, debemos buscar primeramente su Reino, poniéndolo a Él primero y confiando en su fidelidad que nunca cambia (Mateo 6:33; Lucas 12:22–31).

Dios te bendiga,




La Paz de Cristo (Feb 26, 2015 - 7:47 pm)

Plan de Lectura Bíblica

Este es un plan de lectura Bíblica en el que el libro y el pasaje ha sido ordenado cronológicamente, es decir en el órden en el que fueron sucediendo los eventos. Por ejemplo, te encontrarás que algunos de los Salmos los leeremos junto a los acontecimientos a los que se refieren.
¡Bienvenido!



A través de las Escrituras

Enero

Febrero

Marzo

Abril

Mayo

Junio

Julio

Agosto

Septiembre

Octubre

Noviembre

Diciembre


Descarga el plan de lectura completo