Ay de la Ciudad de David
29 ¡Ay, Ariel, Ariel,
ciudad donde acampó David!
Añadan a un año otro año más,
y que prosiga el ciclo de las fiestas.
Pero a Ariel la sitiaré;
habrá llanto y lamento,
y será para mí como un brasero del altar.b
Acamparé contra ti, y te rodearé;
te cercaré con empalizadas,
y levantaré contra ti torres de asalto.
Humillada, desde el suelo elevarás tu voz;
tu palabra apenas se levantará del polvo.
Saldrá tu voz de la tierra
como si fuera la de un fantasma;
tu palabra, desde el polvo,
apenas será un susurro.
Pero la multitud de tus enemigos
quedará hecha polvo fino,
y la multitud de despiadados
será como la paja que se lleva el viento.
De repente, en un instante,
vendrá contra ti el Señor Todopoderoso;
vendrá con truenos, terremotos
y gran estruendo,
vendrá con una violenta tormenta
y con devoradoras llamas de fuego.
La multitud de todas las naciones
que batallan contra Ariel,
todos los que luchan contra ella
y contra su fortaleza,
aquellos que la asedian,
serán como un sueño,
como una visión nocturna.
Como el hambriento que sueña que está comiendo,
pero despierta y aún tiene hambre;
como el sediento que sueña que está bebiendo,
pero despierta y la sed le reseca la garganta.
Así sucederá con la multitud de todas las naciones
que luchan contra el monte Sión.
Pierdan el juicio, quédense pasmados,
pierdan la vista, quédense ciegos;
embriáguense, pero no con vino;
tambaléense, pero no por el licor.
10 El Señor ha derramado sobre ustedes
un espíritu de profundo sueño;
a los profetas les cubrió los ojos,
a los videntes les tapó la cara.
11 Para ustedes, toda esta visión no es otra cosa que palabras en un rollo de pergamino sellado. Si le dan el rollo a alguien que sepa leer, y le dicen: «Lea esto, por favor», éste responderá: «No puedo hacerlo; está sellado.» 12 Y si le dan el rollo a alguien que no sepa leer, y le dicen: «Lea esto, por favor», éste responderá: «No sé leer.»
13 El Señor dice:
«Este pueblo me alaba con la boca
y me honra con los labios,
pero su corazón está lejos de mí.
Su adoración no es más que un mandato
enseñado por hombres.
14 Por eso, una vez más asombraré a este pueblo
con prodigios maravillosos;
perecerá la sabiduría de sus sabios,
y se esfumará la inteligencia de sus inteligentes.»
15 ¡Ay de los que, para esconder sus planes,
se ocultan del Señor en las profundidades;
cometen sus fechorías en la oscuridad, y piensan:
«¿Quién nos ve? ¿Quién nos conoce?»!
16 ¡Qué manera de falsear las cosas!
¿Acaso el alfarero es igual al barro?
¿Acaso le dirá el objeto al que lo modeló:
«Él no me hizo»?
¿Puede la vasija decir del alfarero:
«Él no entiende nada»?
17 Muy pronto el Líbano
se convertirá en campo fértil,
y el campo fértil se convertirá en bosque.
18 En aquel día podrán los sordos
oír la lectura del rollo,
y los ojos de los ciegos podrán ver
desde la oscuridad y la penumbra.
19 Los pobres volverán a alegrarse en el Señor,
los más necesitados se regocijarán en el Santo de Israel.
20 Se desvanecerán los despiadados,
desaparecerán los insolentes,
y todos los que no duermen para hacer el mal
serán exterminados;
21 los que con una palabra hacen culpable a una persona,
los que en el tribunal ponen trampas al defensor
y con engaños perjudican al indefenso.
22 Por eso, el Señor, el redentor de Abraham, dice así a los descendientes de Jacob:
«Jacob ya no será avergonzado,
ni palidecerá su rostro.
23 Cuando él vea a sus hijos,
y la obra de mis manos en medio de él,
todos ellos santificarán mi nombre;
santificarán al Santo de Jacob,
y temerán al Dios de Israel.
24 Los de espíritu extraviado recibirán entendimiento;
y los murmuradores aceptarán ser instruidos.»
Ay de la nación obstinada
30 El Señor ha dictado esta sentencia:
«Ay de los hijos rebeldes
que ejecutan planes que no son míos,
que hacen alianzas contrarias a mi Espíritu,
que amontonan pecado sobre pecado,
que bajan a Egipto sin consultarme,
que se acogen a la protección de Faraón,
y se refugian bajo la sombra de Egipto.
¡La protección de Faraón será su vergüenza!
¡El refugiarse bajo la sombra de Egipto, su humillación!
Aunque en Zoán tengan funcionarios,
y a Janés hayan llegado sus mensajeros,
todos quedarán avergonzados
por culpa de un pueblo que les resulta inútil,
que no les brinda ninguna ayuda ni provecho,
sino sólo vergüenza y frustración.»
Ésta es la sentencia que se ha dictado contra los animales del Néguev:
Por tierra de dificultades y angustias,
de leones y leonas,
de víboras y serpientes voladoras,
llevan ellos a lomo de burro
las riquezas de esa nación inútil,
y sus tesoros, a lomo de camello.
La ayuda de Egipto no sirve para nada;
por eso la llamo: «Rahab, la inmóvil».
Anda, pues, delante de ellos,
y grábalo en una tablilla.
Escríbelo en un rollo de cuero,
para que en los días venideros
quede como un testimonio eterno.
Porque éste es un pueblo rebelde;
son hijos engañosos,
hijos que no quieren escuchar
la enseñanza del Señor.
10 A los videntes les dicen:
«¡No tengan más visiones!»,
y a los profetas:
«¡No nos sigan profetizando la verdad!
Dígannos cosas agradables,
profeticen ilusiones.
11 ¡Apártense del camino,
retírense de esta senda,
y dejen de enfrentarnos
con el Santo de Israel!»
12 Así dice el Santo de Israel:
«Ustedes han rechazado esta palabra;
han confiado en la opresión y en la perversidad,
y se han apoyado en ellas.
13 Por eso su iniquidad se alzará frente a ustedes
como un muro alto y agrietado,
a punto de derrumbarse:
¡de repente, en un instante, se desplomará!
14 Su iniquidad quedará hecha pedazos,
hecha añicos sin piedad, como vasija de barro:
ni uno solo de sus pedazos servirá
para sacar brasas del fuego
ni agua de una cisterna.»
15 Porque así dice el Señor omnipotente, el Santo de Israel:
«En el arrepentimiento y la calma está su salvación,
en la serenidad y la confianza está su fuerza,
¡pero ustedes no lo quieren reconocer!
16 Se resisten y dicen: “Huiremos a caballo.”
¡Por eso, así tendrán que huir!
Dicen: “Cabalgaremos sobre caballos veloces.”
¡Por eso, veloces serán sus perseguidores!
17 Ante la amenaza de uno solo;
mil de ustedes saldrán huyendo;
ante la amenaza de cinco,
huirán todos ustedes;
hasta quedar abandonados
como un mástil en la cima de una montaña,
como una señal sobre una colina.»
18 Por eso el Señor los espera, para tenerles piedad;
por eso se levanta para mostrarles compasión.
Porque el Señor es un Dios de justicia.
¡Dichosos todos los que en él esperan!
19 Pueblo de Sión, que habitas en Jerusalén, ya no llorarás más. ¡El Dios de piedad se apiadará de ti cuando clames pidiendo ayuda! Tan pronto como te oiga, te responderá. 20 Aunque el Señor te dé pan de adversidad y agua de aflicción, tu maestro no se esconderá más; con tus propios ojos lo verás. 21 Ya sea que te desvíes a la derecha o a la izquierda, tus oídos percibirán a tus espaldas una voz que te dirá: «Éste es el camino; síguelo.» 22 Entonces profanarás tus ídolos enchapados en plata y tus imágenes revestidas de oro; los arrojarás como cosa impura, y les dirás: «¡Fuera de aquí!»
23 El Señor te enviará lluvia para la semilla que siembres en la tierra, y el alimento que produzca la tierra será suculento y abundante. En aquel día tu ganado pacerá en extensas praderas. 24 Los bueyes y los burros que trabajan la tierra comerán el mejor forraje, aventado con bieldo y horquilla. 25 En el día de la gran masacre, cuando caigan las torres, habrá arroyos y corrientes de agua en toda montaña alta y en toda colina elevada. 26 Cuando el Señor ponga una venda en la fractura de su pueblo y sane las heridas que le causó, brillará la luna como el sol, y será la luz del sol siete veces más intensa, como la luz de siete días enteros.
27 ¡Miren! El nombre del Señor viene de lejos,
con ardiente ira y densa humareda.
Sus labios están llenos de furor;
su lengua es como un fuego consumidor.
28 Su aliento es cual torrente desbordado
que llega hasta el cuello,
para zarandear a las naciones
en la zaranda destructora.
Pone en las quijadas de los pueblos
un freno que los desvía.
29 Ustedes cantarán como en noche de fiesta solemne;
su corazón se alegrará,
como cuando uno sube con flautas
a la montaña del Señor,
a la Roca de Israel.
30 El Señor hará oír su majestuosa voz,
y descargará su brazo:
con rugiente ira y llama de fuego consumidor,
con aguacero, tormenta y granizo.
31 La voz del Señor quebrantará a Asiria;
la golpeará con su bastón.
32 Cada golpe que el Señor descargue sobre ella
con su vara de castigo
será al son de panderos y de arpas;
agitando su brazo, peleará contra ellos.
33 Porque Tofetc está preparada desde hace tiempo;
está dispuesta incluso para el rey.
Se ha hecho una pira de fuego profunda y ancha,
con abundancia de fuego y leña;
el soplo del Señor la encenderá
como un torrente de azufre ardiente.

b 29:2 un brasero del altar. Esta frase traduce una palabra hebrea que es idéntica al nombre Ariel.
c 30:33 Tofet. Lugar de incineración, cercano a Jerusalén.
International Bible Society. (1979). Nueva Versión Internacional. (Is 28.29-30.33). East Brunswick, NJ, USA: Sociedad Bı́blica Internacional. 

 
Comentarios

  • Nombre:
  • Correo:
  • Comentario:
  •  
Sabemos que es responsabilidad de todos conocer y mantenernos en la Palabra de Dios

(2 Timoteo 2:15-16). Pero sabemos que no es una tarea fácil así que bienvenido :) Entre todos nos animaremos a leer la Biblia a lo largo del año!



Hemos dispuesto un foro de preguntas y respuestas que ponemos a tu disposición aqui.
¡Bienvenido!


Jorge A. Salazar (Ene 1, 2015 - 0:01 am)

Hola pastor. Es increíble como se puede ver desde el inicio de la historia de la humanidad el plan de Dios para la redención del hombre por medio de un sustituto ya que se sacrificaron animales para cubrir la desnudez de Adán y Eva (desnudez de la que se dieron cuenta cuando pecaron). Génesis 3:15 Bendiciones y esforcémonos por leer la Biblia en un año...

Alberto (Jan 2, 2015 - 4:43 pm)

Así es Alberto, y un ejemplo muy claro de cómo desde el principio queremos arreglar las cosas a nuestro modo, sin tomar en cuenta a Dios; en el caso de Adán y Eva intentaron cubrir su desnudez con hojas de higuera, ¡pero el plan de Dios siempre es mejor! Un recordatorio de no intentar ocultar nuestro pecado y hacer las cosas a nuestro modo, sino al de Dios.

Bendiciones,



Pastor Jorge A. Salazar (Jan 2, 2015 - 9:19 pm)

En varios pasajes de la Biblia se nos enseña que nadie a visto a Dios (por ejemplo éxodo 33:19-23) pero en Colosenses 1:15 nos dice que Cristo es la imagen del Dios invisible y en Juan 14:9 quien a visto a Jesus a visto al Padre. Entonces los 3 varones que visitaron a Abraham que nos dice génesis 18 eran Jesus y dos ángeles? Porque génesis 18:2 dice que Abraham vio a 3 hombres y en 18:22 dice que dos de los visitantes partieron de allí y se encaminaron a Sodoma pero Abraham se quedo de pie frente al Señor (ahí sucedio la intercesión de Abraham por Sodoma y Gomorra) luego más adelante en el 19:1 vemos que los que llegaron a Sodoma eran dos ángeles.

Alberto (Jan 7, 2015 - 10:30 pm)

Hola Alberto. Algunos eruditos comparten tu opinión. De hecho cuando el Antiguo Testamento habla de que el Angel del Señor se apareció a alguien, varios estudiosos serios de la Palabra coinciden en que puede ser una referencia a Jesús, es decir, una Cristofanía (viene de Teofanía).


La Paz de Cristo (Jan 8, 2015 - 12:04 pm)

Es impresionante la manera que podemos ver como es Dios el que brilla en la vida de José; faraón reconoció que la sabiduría y la competencia de José provenían de Dios.(41:39) Por lo que lo nombro el segundo hombre más poderoso y gobernador de todo Egipto. Aprendo que debemos dejar que Dios brille en mi vida para lograr el propósito de Él, llevándome de su mano de victoria en victoria. Gracias Pastor por abrir este espacio de lectura diaria cronológica. Bendiciones

Edgar (Jan 13, 2015 - 8:13 pm)

Es increíble como pueden pasar tantos años sin realmente entender la Soberanía de Dios contenida en el libro de Job. Siempre tenia cierto pensamiento de que se me hacia injusto lo que le había pasado "al pobre de Job" pero hoy entendí que Dios tenia todo el derecho de abandonarlo y aun así seguir siendo un Dios bueno y misericordioso pero soberanamente Dios decidió quebrantarlo y revelarse personalmente a la vida de Job. Bendiciones!

Alberto (Jan 20, 2015 - 1:42 pm)

Plan de Lectura Bíblica

Este es un plan de lectura Bíblica en el que el libro y el pasaje ha sido ordenado cronológicamente, es decir en el órden en el que fueron sucediendo los eventos. Por ejemplo, te encontrarás que algunos de los Salmos los leeremos junto a los acontecimientos a los que se refieren.
¡Bienvenido!



A través de las Escrituras

Enero

Febrero

Marzo

Abril

Mayo

Junio

Julio

Agosto

Septiembre

Octubre

Noviembre

Diciembre


Descarga el plan de lectura completo